Quemar las naves

 

 

Como no es tiempo de retóricas poéticas

desnudo sin verguenza mi poesía

y sin verguenza afirmo que lo dicho

es mas de lo que indican los conceptos.

 

        Prólogo  de Eduardo Blanco Amor

       Poemario

        Ilustraciones / de Esteban Leiva

      

 

 

 

 

 

Email