Trópico de Fuego y Terciopelo

 

Index Trópico >  Prólogo > Poemario > Ilustraciones 

Agradecimientos

 

Ante todo, evidentemente, a ti, que por gusto o azar sostienes este libro entre tus manos y ello implica que ha sucedido el alquímico acto de convertirte en anónimo cómplice de respirar en clave de poesía. Los planetas entonces respiran refulgentes.

 

A Richard Caress Millton, religioso trotamundos, viajero y  libertino (como debe ser) que allá por el siglo XVI supo compaginar bendiciones canónicas con travesías terrenales a tierras inexploradas y al tiempo supo aventurar generosamente sus manos en exploraciones cálidas, por pieles nativas y exuberantes, de variada índole.

También supo plasmar en pergamino la metáfora "Trópico de fuego y terciopelo" para lograr que los censores soslayasen  de la hoguera sus escritos poéticos, derivando calenturientas y libidinosas mentes de la geografía del pubis hacia atlas más amplios y continentales.  Metáfora que he expropiado con absoluta  desvergüenza.

 

A Margot Montero, que en el génesis fue querubín romántico y soñador, cualidad que no ha menguado, expulsada de los cuadros de Murillo por esconder poesías inasibles bajo las alillas. Ya en su adolescencia fue derivando en amazona guerrera y reivindicativa, cualidad que tampoco ha mermado (afortunadamente) conjuntando sensibilidad con la belleza reposada de una virgen madonna renacentista, a cuyos pies siempre me he rendido admirativamente. ¿Quién - por tanto - mejor para saber escribir un NO prólogo reivindicando el erotismo como realidad y escudo al tiempo de otras realidades duras, incongruentes y violentas, que los gobernantes sociales nos imponen?

 

A Rafael Gordillo, que ha puesto el cerebro y amplio corazón de artista del diseño en el esquema físico tan amoroso de este trabajo.

 

A Orestes Navazo Adachi, exquisito creador de mirada japonesa que ha logrado plasmar en sus ilustraciones la suavidad, componente básico de las huellas de Eros, de un estilo oriental que solaza la vista como una caricia tornasolada.

 

 

 

 

 

 

 

Email