La Esquina del Edén

 

 

Index Esquina del Edén Prólogo > Poemario > Agradecimientos 

Va la nave

Ahora agradezco tu saludo desde la otra frontera
sonriendo a los fantasmas ineptos,
con un amor tan vasto que hasta crea mareas
no hay príncipe que puje en tal subasta..


Mientras el capitán flagela en nombre de tu nombre
los grumetes cuelgan sus espermas,
recordando los parques en plenas confusiones,
cuando el juego de muerte disuelve el horizonte.

El muelle no da más compañía que la gracia.
El suelo es un rey destronado y babeante
junto a sus concubinas de falaces caderas
que no pueden cambiar can nadie. Nadie y solo.

A través de los días que ruedan como cuentas
del collar de la noche de salvajes discursos,
te prometo los cambios necesarios
para que el musgo oxide las vías navegables.

Ahora agradezco tu saludo en la orilla lejana.
No hay más refugio que un dios que escupe al cielo,
para un amor rasante y agrietado,
cuando realmente me enriquece tu distancia.


Anterior Siguiente
 

 

 

 

 

 

Email